sábado, 19 de enero de 2013

Cumpleaños

Esta semana ha sido el cumpleaños del pequeño Al. Nada menos que seis años, me parece increíble. Celebrar el cumpleaños de un niño es complicado, bueno, más que complicado yo diría que eterno,porque hay que celebrarlo en el colegio, con sus amigos, con la familia... y siempre queda alguna celebración pendiente. Así que parece que por lo menos hay tres cumpleaños y nos tiramos una semana tarta para arriba, tarta para abajo. Y eso que al pequeño Al no le gustan las tartas y resuelto me ha pedido que le ponga las velas en una tortilla de patata. La verdad es que no me parece mala idea, yo también soy más de salado que de dulce.
Ayer al salir del colegio me sorprendió con su corona de cumpleaños, había pedido que se la decorasen con Skylander, los monstruos que son ahora su pasión, y con algo de música (orgullo de madre tontorrona) y el pobre había estado preocupado por si su profe no sabía hacer la clave de sol. Se quedó impresionado al verla perfecta. Estaba radiante con su corona entre monstruosa y musical.




Cuando llega un cumpleaños siempre me hago la misma reflexión: por qué, cuándo y quién decidió que una de las canciones más difíciles de afinar bien, fuera la canción más popular y que se cantase en todas las fiestas. No me digáis que cada vez que se canta en una fiesta el Cumpleaños Feliz, no se os encoge un poco el estómago. Esa octava traicionera hace que la buenísima intención de los cantantes improvisados e ilusionados quede en un horror sonoro que a mí me pone los pelos de punta. Menos mal que aquí, sí que sí, la intención es lo que cuenta.

Otra opción, es que todo el mundo cante mal esta canción a propósito para evitar pagar los derechos de autor, porque sí, Cumpleaños Feliz tiene derechos de autor hasta 2030.

La melodía fue creada por las hermanas Mildred y Patti Hill a finales del siglo XIX. Eran unas prestigiosas maestras que trabajaban en Kentucky y fueron precursoras de los métodos progresivos de la educación moderna. Escribieron esta melodía para una canción de saludo y bienvenida a la clases. Realmente pienso que o tenían una clase de niños cantores o musicalmente no buscaban un acercamiento lógico a la interválica de las canciones. Realmente es complicado para niños pequeños entonar los intervalos de esta canción.

Pero el caso es que parece que en algún momento le cambiaron la letra para felicitar a una niña que celebraba su cumpleaños y la canción se fue haciendo muy popular porque se empezó a usar en musicales y películas.  Cuando Irving Berlin la usó en su musical "As Thousands Cheer", la tercera hermana Hill emprendió una lucha por los derechos de la canción y consiguió registrarla. Hoy produce millones de dólares de derechos de autor ya que según el Libro Guinness de los Records es la canción más popular en lengua inglesa. 

Para celebrar un cumpleaños armonioso os traigo una interpretación que el compositor alemán Peter Heidrich hizo de esta popular melodía adaptándola a distintos estilos. 


Heidrich escribió estas variaciones sobre la melodía de Cumpleaños feliz para cuarteto de cuerda, pero aquí os dejo una versión orquestal dirigida por Zubin Metha que dedicó al Rey de España en su cumpleaños. Son un conjunto de piezas humorísticas que interpretan el Cumpleaños feliz según distintos estilos musicales. Y ¡qué alegría! perfectamente afinados.

¡FELIZ CUMPLEAÑOS MI PEQUEÑO! 





3 comentarios:

  1. ¡Qué razón tienes con lo de esta canción! Yo cuando llega el "deseamos" cierro los ojos y me tapo los oidos intentando evitar el descalabro pero es inevitable en la mayoría de los foros.Hace poco los amigos musicales celebramos el cumple de uno de los miembros en un restaurante y cuando cantamos esa canción, a tres voces y afinadas, el resto del restaurante nos dio un aplauso...:)
    ¡Felicidades para el pequeño Al!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ah, muy buena la versión Heidrich-Metha!

      Eliminar
  2. Al margen de las consideraciones musicales de este comentario tuyo, que entenderán y disfrutarán tus seguidores más expertos en música (incluída la divertida y sorprendente versión de Zubin Metha) no quiero dejar pasar esta ocasión para felicitar, una vez más, al pequeño Al por sus seis "añazos" de vida. Seis años que han pasado como un suspiro, pero en los que hemos visto crecer a un niño excepcional: listo, ocurrente, cariñoso a su manera, interesado por todo lo que le rodea, atrevido, valiente y "con sus cosas", como todos los niños. Al autor de "el abuelo Bo" todo mi cariño en su, ahí si coincido contigo, demasido celebrado cumpleaños. No lo digo porque no lo merezca, sino por que creo que en esta sociedad actual que hemos hecho entre todos, se están despilfarrando demasiadas energías, tiempo y dinero en algo que antes era algo más intimo, más familiar y más sencillo. Y no por ello los niños de entonces eran menos felices. Un beso muy, pero que muy grande, para Al, para el bebé Al (todo un carácter) y para sus orgullosos papás.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...